Ser minimalista es controlar tu tiempo, tu mente, tus finanzas y tu vida. Parte 2.

Ser minimalista es controlar tu tiempo, tu mente, tus finanzas y tu vida. Parte 2.

Ser minimalista es controlar tu tiempo, tu mente, tus finanzas y tu vida.

Recomendado a personas dispersas, olvidadizas, desordenadas que necesitan poner en sus vidas orden y salir del caos que los demás perciben, siento que este tipo de personas tienen (tenemos) unas cualidades en las que reducir su ruido externo alimenta su yo interior, para dar lo mejor.

Por ejemplo, a veces no te ocurre que estás hablando y estas pensando en otra cosa? O te están hablando y tu sigues a lo tuyo? Te quieres leer un libro y mientras lo lees tu mente piensa, planea, proyecta? O simplemente piensa en lo que de verdad le gustaría estar haciendo? Esa soy yo, y por eso reducir mis ruidos externos me calma el movimiento interno. A medida que he ido poniendo orden en mi exterior, mi interior va pasando páginas, cerrando etapas y abriendo nuevas para afrontarlas pero la paz interior es mayor, es nueva, es tranquila.

Ser desordenado u olvidadizo también puede ser una creencia limitante, que al cabo del tiempo te la han (has)repetido tanto que te la has acabado creyendo, y créeme que tiene solución. Cuando dejas de hacer algo y te olvidas, de decir o pensar, es porque no tiene ningún interés para ti, hay que centrar la atención en lo realmente interesante, y ahí darás todo tu brillo.

 

Tu tiempo: el tiempo que inviertes en buscar algo, en pensar dónde has dejado las llaves , en seleccionar la ropa que vas a ponerte hoy, en la comida que vas a preparar y así miles de decisiones diarias que nos hacen perder el tiempo limitado que tenemos. Con buena organización y planificación liberamos a la mente de ese sobreesfuerzo diario.

Tu mente: como decía antes ahorrarle a la mente sobreesfuerzo y así dejar espacio para la creatividad y para ser productivo. simplificas tu forma de moverte, y de obtener ratos de ocio que al aire libre son fundamentales para la salud mental y creativa.

Tus finanzas: para no comprar de más, cosas que probablemente ya tienes y que ni te acuerdas, y no se trata de no disfrutar o de no comprar, sino de comprar lo que realmente necesitas y te hace feliz.

Tu vida: sólo hay una, y que mejor forma de vivirla que conscientemente, liberado de obstáculos, objetos y personas que no aporten nada positivo.

Hay cosas que me estresan mucho y he tardado mucho en darme cuenta son básicamente dos, tener demasiada comida fresca en la nevera y tener demasiados libros sin leer, os podéis reír si queréis, porque es la realidad.

Me deprime mucho ver que hay gente que está pasando hambre, que los recursos son súper escasos y tener la nevera llena de productos frescos que se pueden echar a perder me estresa, ¿que hago? Limitar mucho la cantidad que tengo, aunque tenga que ir más veces al supermercado, comprar verduras congeladas como brócoli, judías verdes, cebolla y pimiento. Carne, pollo, pavo, pescado, marisco. También queso o embutido tipo cocido. En cuanto a la despensa no me preocupa, porque sé que no se va a caducar y puedo tener cantidad sin estrés. Por eso nuestra nevera a veces parece casi vacía.

Los libros sin leer, es como si toda esa información fuese tan necesaria que ni se puede desechar , y la tienes desaprovechada, poco a poco voy seleccionando y desechando. Parece algo raro, pero esto es un trauma infantil, mi padre adora la lectura y la música y nos ha inculcado que tirar un libro es un sacrilegio, por eso me cuesta hacerlo, pero cuando te liberas de toda esa información que te gustaría estar admirando, de verdad, es liberador.

 

Escribir también es muy liberador y te ayuda a organizar tu tsunami interior, sacar tus ideas y ponerlas sobre el papel es muy sanador, la mente se tiene que concentrar en la escritura, en la coordinación ojo, mano, movimiento, pensamiento, concentración y calma la ansiedad. Para mí ha sido una de las mejores terapias para meditar. LA ESCRITURA.

Comentarios desactivados