Converso 2016, el vino que se inspira en las añadas de los monjes cistercenses del S.XII

Converso 2016, el vino que se inspira en las añadas de los monjes cistercenses del S.XII

 

Este tinto  procede de los viñedos del hotel balneario Castilla Termal Monasterio de Valbuena, que se asienta bajo los muros del Monasterio de Santa María de Valbuena (S.XII), ubicado en pleno corazón de la Ribera del Duero en Valladolid

Que un hotel tenga sus propios viñedos y produzca su propio vino puede que no sea, a priori, algo extraordinario. Pero si hablamos de Castilla Termal Monasterio de Valbuena, erigido sobre los muros de uno de los monasterios cistercenses del siglo XII mejor conservados de Europa, nos remontamos a la época de los monjes cistercenses, considerados por algunos como los padres o precursores de los vinos, la agricultura y las rutas comerciales y de peregrinaje, en toda Europa y ,como no,  en la Ribera del Duero.

 

Cogiendo su testigo, el hotel ha seguido trabajando sus viñedos y elaborando con sus mismas uvas su propio vino, llamado ‘Converso’. El nombre se lo otorgan en honor a los ‘conversos’, personal no religioso que trabajaba a cambio de comida y cobijo ayudando a los monjes en algunas de las labores agrícolas.

100% Tinta del país, procedente de sus viñedos más antiguos, concretamente del viñedo que rodea al Monasterio de Santa María de Valbuena, en el término Municipal de San Bernardo-Valbuena de Duero.

La uva se vendimió el día 5 de octubre de 2016, en cajas de 20 kg de capacidad. Se encuba en depósito de acero inoxidable y comienza la fermentación alcohólica a una temperatura controlada de 27ºC. Permanece en depósito durante 15 días, hasta el fin de la fermentación.

La fermentación maloláctica se realiza en barrica en el mes de diciembre. A principios de enero entra a barrica bordelesa, de roble francés y americano, nuevas y de un vino, donde permanecerá 12 meses. Transcurrido ese tiempo se embotella, sin realizar ningún tratamiento de clarificación ni estabilización, por lo que es posible que aparezca algún sedimento de color en la botella.

 

¿Lo catamos?

VISTA: bien cubierto con tonos azulados que denotan su juventud y reflejos granates de su paso por madera

EN NARIZ: amplio y goloso, buena fruta negra típica de la variedad, madera bien ensamblada, sensaciones vainilla, lácteos y cuero.

EN BOCA: vino largo de paso amable, donde nuevamente notamos las sensaciones lácteas y de fruta madura

 

El vino acaba de recibir además el premio Zarcillo de Plata por su cosecha de 2016, y actualmente hay una producción de 5.500 botellas que sólo se pueden consumir o comprar en los cuatro hoteles de Castilla Termal Hoteles.

Castilla Termal Hoteles

Castilla Termal Hoteles es la primera cadena española de hoteles balneario y termales de alta gama, con establecimientos de 4 y 5 estrellas que cuentan con aguas termales de propiedades mineromedicinales. Todos ellos están ubicados en edificios históricos recuperados y rehabilitados, dentro de entornos rurales con un gran interés cultural y turístico. Por ello, la propuesta de Castilla Termal aúna bienestar, gastronomía, cultura, ocio e historia. El primer hotel de la cadena fue Castilla Termal Balneario de Olmedo, en Valladolid, que abrió sus puertas en 2004 con la rehabilitación del Convento Mudéjar de Sancti Spiritus del S. XII, tras el cual se incorporaron Castilla Termal Burgo de Osma, en Soria, ubicado en una antigua universidad del s. XVI, Castilla Termal Balneario de Solares, en Cantabria, todo un emblema de la ‘belle epoque’ y Castilla Termal Monasterio de Valbuena, en uno de los monasterio cisterciense mejor conservado de Europa,  que abrió sus puertas en 2015 y que ya es emblema de la cadena.

Comentarios desactivados