COMO SERVIR EL VINO

COMO SERVIR EL VINO

 

¿Cómo se sirve el vino? ¿A que temperatura? ¿En que copa?

Aunque nos parezcan preguntas básicas, es cierto que hay muchas dudas aún en torno a esto.

Siempre que sale el tema vino (que es muy habitual), me sorprende que las dudas que más se repiten sean estas.

 

Para servir el vino correctamente hay que planificar los momentos y depende de la situación, tendrás que tener más previsión o menos.

Hay dos puntos clave: la temperatura y la copa.

 

LA TEMPERATURA:

Nos hará disfrutar más o menos el vino en cuestión, porque si un tinto está subidito de grados, hará que lo más volátil que tiene que es ALCOHOL, sea lo primero que nos viene a la nariz, y lo último que queremos es sentir  el alcoholazo, en cata es un gran defecto cuando es la primera sensación que tenemos.

Del mismo modo que un tinto muy o demasiado fresco hará que los aromas se cierren y nos resulte incluso insípido.

Y los rosados y blancos, donde normalmente buscamos sensaciones más refrescantes, más acidez, menos densidad (hay excepciones) si no está a su temperatura, nos encontramos que nos resulta alcohólico y denso.

TEMPERATURA DE  SERVICIO DE VINOS

BLANCOS: ENTRE 7º Y 10º y mantenemos la botella en la cubitera con agua y hielo

ROSADOS: a 10º es la temperatura ideal

TINTOS JOVENES: entre 10º y 12º

TINTOS CRIANZA Y RESERVA: 14º Tenemos que contar con que en cuanto se sirve en la copa, puede variar de 2 a 4º más. Me gusta mantenerlo en la cubitera sólo con agua fresca.

 

Y que decir del uso de unas buenas copas de vino, es fundamental, es como la tijera para el peluquero o el bisturí para el cirujano.

Un buena copa puede ensalzar un vino sencillo y un buen vino puede llegar a ser un desastre.

Para eso las grandes marcas gastan millones en i+d para ofrecernos incluso copas por cada variedad de vino. ¿No es fantástico?

 

LA COPA IDEAL DEBE SER:

En general, buscaremos una COPA de CRISTAL, AMPLIA y DE UN TAMAÑO MEDIO.

 

Está está genial!! Mi recomendación!!

 

Lo importante aquí son: La superficie que está en contacto en vino y el movimiento que puede tener éste dentro de ella.

Los aromas y la oxidación se produce por el contacto del líquido con el aire, que se va oxidando, si la superficie es demasiado amplia, los aromas se oxidarán antes y se dispersarán con mayor rapidez.

Si tenemos el lado opuesto, y es muy pequeña, no habrá contacto con el aire y no se podrá expresar en aromas, y ni tan siquiera en la belleza del color.

LA CANTIDAD:

Un detalle que me gusta es poder ir sirviendo según vamos bebiendo, DOS DEDOS COMO MÁXIMO, es muy desagradable no poder moverlo con agilidad dentro de la copa, o que pese mucho, es cuestión de delicadeza.

 

CONSERVAR LOS VINOS EN CASA:

Uno de los grandes dilemas cuando no nos podemos permitir comprar una cava de vinos, o no tenemos un hueco ideal bajo una escalera (de los que solo salen en las revistas de decoración)

-Tenerlos en la zona más fresca de la casa, nunca en la cocina. (El calor tiende a subir, así que lo más pegados al suelo posible)

-Tenerlos en horizontal (para que el corcho siga húmedo)

-Nunca en la nevera durante mucho tiempo, el corcho se contrae y el vino se estropea seguro.

-No expuestos a la luz, es uno de los peores enemigos del vino, junto con los cambios de temperatura.

Sabéis que soy gran defensora de las tiendas especializadas, así que si no tienes donde guardar y almacenar, siempre habrá una tiendita cerca de casa donde lo conservan genial por tí.

 

Así que hazte con un buen termómetro y unas buenas copas, y seguro notarás la diferencia al tomarlo.

Hasta pronto.

 

 

 

 

 

Posts relacionados

Comentarios desactivados