ADAPTANDO EL CONSUMO A UNA VIDA MÁS SOSTENIBLE

ADAPTANDO EL CONSUMO A UNA VIDA MÁS SOSTENIBLE

Leo y comparto una frase (una idea, un estilo de vida) de Sylvie Bernard, Directora de Medioambiente del Grupo LVMH, en la Revista Elle Diciembre 2019, en la que comentaba que el sector Lujo, los objetos de lujo realmente son sostenibles, porque debido a su calidad y cuidado en la selección, se utilizan durante décadas y no se desechan a la ligera.

#fashionpact #life2020

Gracias a este reportaje de la revista Elle, podemos conocer que acciones toman las grandes empresas como LVMH o Inditex respecto al impacto medioambiental que supone su industria, o al menos a reflexionar sobre ello…

Esa idea me ha hecho reflexionar sobre la cantidad de cosas que tenemos y seguimos comprando otras iguales, parecidas o peores incluso.

LO MAS SOSTENIBLE ES LO QUE YA EXISTE.

Yo, que me considero fan de lo reciclado, reutilizado, del lujo y del diseño, sin por ello ser consumista emocional, me alegra saber que de un modo u otro podemos vivir de una forma más consciente en cuanto al consumo se refiere.

¿Como podemos hacer para llevar a nuestro terreno la sostenibilidad? ¿Al mundo del vino? ¿De la gastronomía?

¿Como sabemos que el impacto de lo que consumimos es menor o insignificante?

Hay datos que ya demuestran cuales son las industrias que más contaminan, como la Industria Textil y la Aérea. Obviando que están, las eléctricas y petroleras, amén de lo que ignoramos. No hay que luchar contra las industrias, sino aprender a consumir con conciencia, y la propia industria se adaptará al ritmo del consumidor.

Porque ignoramos las cosas que no vemos, y doy las gracias por existir internet y google, porque de otro modo nunca veríamos imágenes de rostros, paisajes o amaneceres ,que podríamos morir sin ver el resto del mundo, pero si lo hemos visto mejor que mejor.

El resto del mundo, de objetos, de costumbres, de personalidades y formas de vivir, hay tantas como personas. Y formas de consumo igualmente, porque las cosas aunque no sean de lujo, hay que darles vida útil, utilizarlas hasta la extenuación, hasta que uno entienda que ya está, no hasta que uno se encapriche y decida que hay uno nuevo sin más.

Conocer la procedencia de dónde procede lo que consumimos, sea ropa, vinos, gastronomía, belleza, decoración, música, libros… Todo! Preguntarse de DONDE viene esto que yo aquí y ahora voy a consumir!! Y de una forma consciente consumirlo o no.

Tomar una copa de vino y preguntarse, quién cuidó la uva, quién la cosechó y quién se preocupó de elaborar lo que tu hoy 1, 2 10, o 20 años después te estás tomando en forma de vino, pensar que estás tomando una forma de vida, un clima, un terruño, un pensamiento. Es lo grande del vino, todo lo que hay detrás de una copa. Por eso, traslado mi mundo del lujo al vino, al menos pero mejor, consumo responsable y de calidad, no cantidad, sino calidad… porque así nuestros registros olfativos y nuestros recuerdos serán de calidad, de grandes e inolvidables momentos.

y tú que lees, ¿ donde actúas con el menos es más?

Comentarios desactivados