Grande o pequeña, una bodega siempre en casa

Mas pronto que tarde siempre necesitas vino. Si eres bebedor a diario en comidas, o si es para llevar a casa de unos amigos de manera esporádica.

Si tienes la suerte de tener sitio y te encanta el vino seguro tendrás un rincón para guardar y conservarlo.

Pero si vives en un lugar pequeño, incluso vives solo y no eres bebedor asiduo, un buen truco es tener siempre alguna botella en casa bien cuidada. Un lugar a oscuras, sin cambios de temperatura…

El vino dice mucho de nosotros. Transmite cariño si vamos a una cena de amigos y llevamos un vino mirado y elegido para la ocasión.

Por eso aunque sea pequeña, trata de tener una selección de vinos. 3, 4 5 botellas. Y no nos referimos a vinos caros. Sino a vinos bien elegidos. Asesorarte en tu bodega. Incluso ponle etiquetas con adjetivos para que no se te olviden el día de mañana. Ligero, para pescados, clásico, especial, arriesgado…

(Imagen defeelinspiredblog) Así te evitarás ir corriendo al OpenCor a comprar un vino, que te saca del apuro, pero que no transmite lo que posiblemente quieras transmitir.

Por eso, una bodeguita en casa, es siempre espacio bien utilizado.

Esto ya es de primera división, pero claro mola tanto que había que ponerlo. R.A

[/vc_column][/vc_row]

Posts relacionados

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.