Cómo aprender a catar vinos.

Cómo aprender a catar vinos.
Entiendo perfectamente cuando mis amigos me comentan que les encantaría saber más de vinos, porque yo siento lo mismo cuando pienso que desearía tener más tiempo para tocar bien la guitarra, mejorar mi inglés y acudir más a menudo al gimnasio…y el único consejo que puedo dar y que (a veces no aplico en mí misma), es el de la constancia….ay!!! lo que cuesta ser constante con ciertos temas…..

El del vino no iba a ser menos, porque para tener cierta práctica, soltura y vocabulario, hay dos cosas imprescindibles:

1º Probar, probar, probar……

Además en ese orden, porque cuando tienes curiosidad por conocer vinos nuevos y los pruebas, tienes que pensar, -Pero,¿ y este vino porqué es así? ¿Porqué se sale de lo que conozco? ¿porqué intento reconocer aromas y siendo la misma variedad de uva, casi no lo reconozco?

Sólo probando variedades, zonas y tipos de vinos es cómo conseguiremos (algún día) saber algo sobre vinos.

Sólo probando variedades, zonas y tipos de vinos es cómo conseguiremos (algún día) saber algo sobre vinos.

2ºViajar

Y viajando a la cuna, al principio, a su casa es la única forma de saber el porqué.

Entonces lo amarás porque verás las notables diferencias entre unos y otros. A veces sólo el paisaje te deja tan conmocionado que puedes estar varios días en standby procesando la información.

“La primera vez que viajé al Duero Portugués me enamoré de esas viñas que casi tocaban el agua, agua que serpenteaba ribera abajo, de sus colores y de lo maravilloso de su gente, de su acento…he vuelto mil veces y volveré otras mil”

Viajar, la forma más fácil de entender porqué y de enamorarse.

Viajar, la forma más fácil de entender porqué y de enamorarse.

Saber de vinos no es sólo saber catar, es cultura e historia, son costumbres y cotidianidad, es un estilo de vida.

Por eso, la constancia y la inquietud por saber no debe decaer nunca, siempre habrán formulas nuevas, técnicas y nichos nuevos, pero siempre rezagado en el romanticismo y de la tradición.

Por eso ya hemos hablado de los colores del vino, que existen y quizá sea lo más real y palpable, he reflexionado sobre temas que me preocupan, pero todos queremos más y vamos a por más.

Vamos a aprender de una vez por todas a oler, a sentir y a disfrutar, y no me canso de repetirlo QUE TODOS PODEMOS Y QUE TODOS SABEMOS, pero debemos agudizarlo y creernos que podemos.

En Ester&More, te vamos a guiar para que hagas tu propio cuaderno de campo, tus propias notas de cata, que no te cuenten cuentos de chinos y sobre todo que sepamos disfrutar un buen vino, sepamos respetar otro más humilde y digamos NO a los que nos quieren dar gato por liebre.

-Me ofende mucho que me quieran vender algo a un precio desorbitado y de una calidad mediocre, pero primero tengo que estar formado para poder decidir, no en base a mis gustos sino a unos parámetros de calidad.

Hace años en un viaje a Milán en un restaurante había un cartel en la entrada que rezaba “Si quieres comer bien, vete a tu casa”.

¿Estás preparado para comenzar a aprender sobre vinos?

¿Que viaje te ha marcado ?

Posts relacionados

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.