Carlos Por Diós

Hablamos con  Carlos por Dios

Comenzó en Murcia, para pagarse los estudios; empieza diciéndonos Carlos… ¡Cuenta cuenta:

Cuando llegué a Madrid, para pagarme el alquiler, y los gastos de un chico de 26 años, con más ganas de vivir, que de llegar a cualquier lugar. Mi objetivo era no tener objetivo, sino centrarme en escribir, amar, y disfrutar de todo lo que me rodeaba. Descubrí el vino, de manera más profunda, cuando empecé a trabajar en Madrid en una taberna vasca; matices, aromas, tacto, y colores del vino. Está estrechamente relacionado con toda la historia; desde la antigua Grecia, hasta nuestros días. Lo que más me gustó de aquella época ha sido la experiencia, lo que menos de falta de seriedad algunos empresarios metidos a la hostelería y restauración, sin experiencia. Es un sector complejo, que has de vivirlo, sentirlo y ser consciente de la responsabilidad que conlleva dar un servicio impecable. En un lugar en el que se va a pasar penas, a celebrar, o a cerrar negocios; has de ser prácticamente un complice.

De Madrid a…

-Murcia

¿Tu viaje soñado?

-Burdeos, en coche desde Madrid.

¿Cómo te gusta despertar?

-Con mi mujer al lado.

Te tomarías un vino con…

-Depende de la hora, con quien sea.

Y nunca te lo tomarías con…

-Rouco Varela.

¿Una fruta?

La sandía.

¿Dónde escribes?

En Moscas en los bares cerveza caliente  y  facebook

Escribes… Por qué?

Por darle una ficción distinta a la vida.

Escribes… ¿Para qué?

-Para saciar mi desequilibrio, para mi.

Una palabra…

Licántropo

Te enamoras cada día de…

La belleza

¿Un vino? ¿un espumoso? y un momento…

El vino, Bagús. Bodegas Lopez Cristobal. El espumoso, Tattinger y un momento… Una cañita con los amigos.

 

Recomendación

Un vino…

-Bagús de Bodegas Lopez Cristobal

La hostelería es un referente en mis dos próximas novelas. Siempre me gustó cuando trabajaba en ella observar el comportamiento de los clientes, te lo aseguro, la mayoría necesitaban que les escucharan si iban solos. Me reconcilié con la escritura en el 2009 tras dejarla en 2004 desde entonces la lluvia me acompaña.