Navidad & Marketing olfativo

Navidad & Marketing olfativo
Y así sin pensarlo de nuevo, se acaba el año y nosotros que no hemos dejado de brindar, volvemos a recordar todas las cosas buenas que tienen la amistad, el amor y los buenos momentos.
Buenos momentos regados con vino, animados con música y acompañando buenos platos, viendo crecer a nuestros hijos y a los de nuestros amigos.

 

 

Ayer , sin ir más lejos, fuí a hacer unas compras, y reflexionaba de nuevo como el olfato cada vez tiene más importancia en los comercios, junto con las palabras que nos transmiten las cosas que vemos. {Los mensajes de “buenrollismo” tipo Mr Wonderful, mensajes navideños cargados de amor, campañas contra el hambre y la desigualdad, campañas de juguetes infinitas, y al fin y al cabo, todo termina metiendo la maldita tarjetita, o mejor, ya ni meterla.} No hay sitio que no te embauque con su propio aroma, que la bolsa huela también, que los exteriores te atrapen a 20 metros de distancia, como cada uno tenía su sello personal, que huela a pan cuando el horno está al final de la tienda, que huela a parrilla sin haber una parrilla cerca, me repito pero me siento algo manipulada.

Y ahora…

Los comercios se perfuman con olor a NAVIDAD, pero realmente… ¿Cual es ese aroma? Mejor dicho, ¿cuales son los aromas que nos provocan sentimientos, que nos impulsan a , y que nos predisponen a…?

 

Los perfumes más típicos usados en estas fechas, tanto como marketing olfativo, como los que llamamos “tradicionales” son aquellos que aportan CALIDEZ, CALOR, ATMOSFERAS CARGADAS PARA ENTRAR EN CALOR,  CONFORT, DISFRUTE Y SOBRE TODO SENTIRSE QUERIDO Y AMADO. Aromas que te lleven directamente a tu infancia, a tu niñez,  volver a sentir la navidad y la ilusión de verte con la gente que quieres de verdad, de celebrar y compartir.

 

Los aromas más utilizados para Navidad, son éstos:

 

Familia Floral: Rosa búlgara, Ylang Ylang y tuberosa.

 

Familia especiada: Nuez moscada, cacao, clavo, pimienta negra, ginger, canela y comino.

 

Familia madera: Sándalo, cedro, ahumadas, pachuli y vetiver.

 

Familia balsámica: Incienso, mirra y opoponax

 

Familia resina: Vainilla, bálsamo del perú y benjuí.

 

En muchísimas tiendas de decoración encontraréis fórmulas que os lleguen, pero para mí hay una que es perfecta, que consigue su propósito de crear este ambiente navideño (recuerda que recordamos el 35% de lo que olemos, el 5% de lo que vemos, y el 2% de lo que oímos)

con aromas limpios, duraderos y que no te dan esa sensación de pesadez en la cabeza típica de los perfumes o ambientadores baratos. THE SINGULAR OLIVIA 

 

Paula, que es su propietaria, describe así su vela de Navidad: Contiene besos de jengibre, desayunos de panettone, nieve vista desde la ventana, abrazos de bufanda, luces pequeñitas que suenan a jazz, nervios de almohada, muchos brindis y deseos y alguna ilusión empaquetada.

¡EDICIÓN LIMITADA DE NAVIDAD! ¿No os parece maravilloso lenguaje, para recrear momentos y provocar sentimientos?

 

Espero que os inspire!!

 

 

 

 

Posts relacionados

Comentarios desactivados